El camino de las mil grullas / La nave del olvido

Nunca pensé esa mañana que me embarqué en semejante empresa el ejercicio y el trabajo interno que iba a realizar, recortando revistas, plegando papeles y construyendo una multitud de grullas de origami.

Sin embargo, aquí estamos, mejorando de a poco los pajaritos de colores, ansiosa porque llegue el día donde desplieguen sus alas mágicas.

Resulta que cada una de ellas es un pensamiento, una meditación diferente.  El camino de las mil grullas resultó ser otro camino más para el autodescubrimiento.

Todos los días pasan cosas, pero hoy hacía las grullas disgustada con una situación en el ámbito laboral.  Y de repente me sorprendí a mi misma, unas varias grullas después, practicando el ho’oponopono, cancelando todas las creencias erróneas y las memorias dolorosas que se pusieron de manifiesto. Y liberando a esas personas de ser mis maestros en esa situación.

Es la primera vez que surge espontáneamente y fue de verdad: el alivio se sintió de inmediato.

Seguí haciendo más grullas.  Es el efecto de viajar largos ratos en colectivo.  Alguno quizás me habrá visto, sentadita en la CODAO, ensimismada con mis pajaritos.

La nave del olvido.  Vamos a bailar a la nave del olvido.  A bailar, al olvido.  A bailar, con tus olvidos papá.  A bailar, con papá, como en esa foto que encontré y que me traje Buenos Aires.  Esa misma secuencia de pensamiento llegó a mí con otra grulla y la canción sonando de fondo. Y me arrebató una sonrisa, a pesar del dolor que también encierra… y el amor. Gracias papá. Perdón papá. Lo siento mucho. Te amo por ser quien sos.

Es tan personal, que no sé si quiero que me lean. Pero por alguna razón agarré mi compu y no mi cuaderno de maripositas. El Universo sabrá por qué…

Anuncios

Volver a respirar

Nada es casual. Las vueltas que ha tenido la vida en este tiempo… y vaya que han sido varias… y volver a El mundo que respiro.

Es como salir a la superficie después de haber estado sumergido… la respiración agitada, ansiosa, torpe… Que en este espacio se traduce en querer escribir todo al mismo tiempo sin prisa pero sin pausa.

Tengo justito donde abrí un libro al azar, una frase… “tomar conciencia de la respiración es una técnica extraordinariamente eficaz para armonizar con el momento presente” (katrina raphaell). Y buscando armonizar mi disonancia con el presente es que vuelvo deliberadamente a respirar, o sea, a escribir acá.

Ya está el puntapié inicial. A veces simplemente se trata de romper con lo que venía siendo lo dado y volar… más bien planear, dejando que el viento llene las alas y nos lleve.

Comenzar de nuevo

Dos años pasaron ya desde aquella última vez estuve aquí.  Una noche bastante parecida a la noche en que este espacio nació, volví.

No sé si alguna vez lo escribí acá, pero sí sé que más de una vez, y repitiéndolo casi como un mantra me dije a mi misma “la palabra exorciza los demonios”.  Romper el silencio con la palabra nos sana.  Por eso volví.  Sin recetas, certezas ni verdades.  Simplemente vivencias y recorridos, esos pequeños descubrimientos, aprendizajes y exploraciones.  Eso, que es este espacio que quise y quiero compartir; este cadáver exquisito que nos puede ayudar a cocrear algo diferente.

Aprender a caminar de otra forma

2011.  Ya es 8 de Enero, y han pasado muchas, muchísimas, demasiadas cosas desde la última vez que escribí.

Pero tapada, o escondida detrás de las movidas de los fines de año, viajes, encuentros, hallazgos y desencuentros, decidí postergar hasta hoy volver a el mundo que respiro.

Fue durante la primera quincena de Noviembre del año pasado que recibí la noticia menos deseada: debía someterme nuevamente a una operación, también por rotura de meniscos, pero esta vez en la rodilla izquierda.  La primera reacción se constituyó en un extraño coctail de bronca, frustración y dolor.  Expresiones poco felices de algunas personas de mi entorno de a ratos alimentaron eso; pero más tarde, en un segundo momento estimularon que yo decidiera que esta vez iba a vivirlo de manera absolutamente diferente.

Fue así como decidí que la intervención fuera a fines de Diciembre, entre las fiestas.  Quería dejar todo lo malo detrás y empezar el año aprendiendo a caminar de otra forma.  Y desde el día de la noticia, hasta el día de la operación trabajé conmigo en la aceptación de mi situación, en desprenderme de cosas que no me hacían bien, en profundizar los caminos de cambio iniciados.  Llegué al día D con mucha más serenidad y menos peleada conmigo misma.  Algo se avizoraba diferente.

Mientras me acercaba al 28 recibí un llamado.  Ciertamente, por un medio poco convencional, pero decidí responderlo.  Responderlo fue de alguna manera iniciar el camino del perdón… pero del perdón más profundo y sincero.  Hoy, se cumplieron 7 años de la noche que me reencontré con esa alma.  Hoy.

8 de Enero nunca fue un día más del montón. Siempre por una razón u otra esta fecha está vinculada a personas muy especiales y a sentimientos y vibraciones diferentes de las habituales.

8 de Enero de 2011 no fue la excepción.   Quiero compartir esto con ustedes porque quizás a alguien más le pueda servir la experiencia.  Hoy participé de un encuentro de armonización con sonido.  Yo fui con las expectativas no muy amplias, sí con ganas de participar de un momento de meditación y en búsqueda de recuperar el equilibrio perdido durante los días de reposo.  La experiencia fue absolutamente sanadora.  Y pueden elegir creerme o no, pero me fui del encuentro llena de vitalidad y sin ningún dolor.  La verdad es que a mí me resulta un poco increíble también, pero el trabajo fue muy intenso y sentido; y sentí el resultado en el cuerpo.  Me quedé pensando en cómo trabajar con la interioridad y el espíritu puede ayudar al tratamiento  que estoy realizando, y a mejorar otros aspectos de mi vida.

Me llevé del encuentro una frase “estamos hechos de música”.  Creo que la tomé porque ése es un camino por donde yo quiero andar.

Ahora a caminar.  Pero de otra manera.  Como me dijeron la vez pasada, “si buscás resultados diferentes, entonces no sigas actuando de la misma forma”.  Tan simple, y tan revelador.

Una reflexión de Eduardo Galeano

Escrito de Eduardo Galeano recibido por el Dr. Hugo Cañón, Presidente de la Comisión Provincial por la Memoria.

Van pasando los días y todavía estamos celebrando. Ojalá cunda el ejemplo.
Esta ley argentina, matrimonio legal para todas y todos, es un triunfo de la diversidad y una derrota de la hipocresía que nos invita a vivir obedeciendo y a morir mintiendo.
Gracias, gracias mil, a los que han sabido ser más fuertes que su miedo y no se han achicado ante el gigantesco espectro de la Inquisición, que siempre tiene a mano los fósforos y la leña.

La taza de té

Un maestro japonés llamado Nan-in recibió a un erudito profesor de universidad, quien fue a consutar acerca del Zen. Nan-in le ofreció té y, ante la aceptación de su invitado, comenzó a servirle.

Una vez que llenó la taza, continuó sirviendo en ella. Sorprendido al ver derramarse el té y no pudiendo contenerse, el universitario dijo a Nan-in que la taza se había llenado y no podía contener más. Nan-in respondió “Al igual que esta taza, usted está lleno de sus opiniones. ¿cómo podría mostrarle lo que es el camino del Zen si no comienza por vaciar su taza?

Zen Flesh, Zen bones. Paul Reps.

Dos frases para pensar

De “Fragmentos de un discurso amoroso” de Roland Barthes

…”Enfrentado a la aventura (lo que me ocurre), no salgo de ella ni vencedor ni vencido: soy trágico. (Se me dice: ese tipo de amor no es viable. Pero ¿cómo evaluar la viabilidad? ¿por qué lo que es viable es un Bien? ¿por qué durar es mejor que arder?)…

… “El verdadero lugar de la originalidad no es ni el otro ni yo, sino nuestra propia relación. Es la originalidad de la relación lo que es preciso conquistar. La mayor parte de las heridas me vienen del estereotipo: estoy obligado a hacerme el enamorado, como todo el mundo: a estar celoso, abandonado, frustrado, como todo el mundo. Pero cuando la relación es original, el estereotipo es conmovido, rebasado, eliminado, y los celos, por ejemplo, no tienen ya espacio en esa relación sin lugar, sin topos, sin ‘plano’ -sin discurso”…